Plan Maestro Parque Cerro La Ballena

El Plan Maestro Parque Cerro La Ballena se gesta como una propuesta de recuperación y puesta en valor de uno de los 26 cerros isla en Santiago. El diseño del plan maestro responde tanto al análisis de la potencial accesibilidad de la población, como también desde las condiciones ecológicas y sociales existentes en el cerro mismo. De esta manera, la propuesta abarca diversas capas de intervención en cuanto a reforestación, accesos, circulaciones y zonificaciones programáticas que buscan responder a las necesidades de la comunidad y a la recuperación de un área verde de gran valor ecológico para el entorno.

Categoría

Superficie

Cliente

Plan Maestro

e Inteligencia

Territorial

69 hectáreas

Municipalidad de Puente Alto

Año

2018-2020

La propuesta, en términos de gestión y funcionamiento, se divide en dos grandes áreas: Parque Cerro y Borde Urbano con Plazas Vecinales. Esta diferenciación aplica tanto en condiciones de programas y uso, como en la administración. El límite de estas dos zonas se aplicará en una cota del cerro con una altura variable entre 8 y 10 metros respecto del nivel de calle. Este límite se configura, a su vez, por el Paseo Zócalo, el cual bordea la totalidad del cerro.

 

El Parque Cerro consiste en toda el área interna respecto del Paseo Zócalo, es decir, incorpora las cumbres y las zonas de mayores pendientes. Este parque responde a necesidades comunales y metropolitanas, y con una capacidad mayor de usuarios. Se caracteriza principalmente por tener un carácter contemplativo a través de senderos y caminos peatonales, destinando gran parte de su superficie a la conservación ambiental y reforestación, transformando el cerro en un parque natural urbano. Por otro lado, las Plazas Vecinales poseen un carácter barrial y benefician directamente a los vecinos inmediatos al cerro, dando lugar a un gran cordón verde de condiciones urbanas más tradicionales respecto al Parque Cerro, por lo que actúa a modo de buffer transición y protección entre la ciudad y el cerro mismo. Tiene un uso más intensivo en cuanto a superficies útiles respecto al total, ya que es un suelo con mayor degradación y menores pendientes que permiten instalar programas de mayor extensión y sin pérdida de biodiversidad. La reforestación es un aspecto clave a la hora de abordar la propuesta, ya que uno de los criterios base es la conservación de la biodiversidad, creando un parque natural que potencie las condiciones naturales presentes en el valle de Santiago, rescatando el bosque esclerófilo con especies aún presentes en el cerro. Por aquello, se propone que el cerro actúe como un “Museo Vivo”, asegurando la provisión de servicios ecosistémicos que el sistema puede proveer a la sociedad y buscando proteger las especies ambientales en mejor estado de conservación, que, a la vez, alimentan una experiencia única, al generar nichos ambientales para flora y fauna. De esta manera, se propuso una zonificación de uso y conservación del ecosistema de acuerdo a los requerimientos y estado de cada una de las laderas y sus parches ecológicos.

 

Por otro lado, para el paisajismo de borde se proponen especies arbustivas de transición entre la reforestación y el arbolado urbano, favoreciendo el uso de especies arbustivas de baja altura, cubresuelo y algunas florales, que privilegien un control visual en todo el borde del Paseo Zócalo.

 

Respecto a la estrategia hídrica, la Municipalidad de Puente Alto posee derechos de agua sobre el Canal La Turca, por lo cual se propone el inicio del sistema como una Laguna Desarenadora en la falda del cerro, que permitirá eliminar posibles sedimentos arrastrados por el agua. Posteriormente, el agua se bombeará a la primera cima (más baja), hacia un tranque de acumulación, que a la vez crea un espejo de agua y humedal, de carácter ornamental. De esta manera, se facilita bombearlo a la segunda cima (más alta) y generar un riego por gravedad en todas las laderas. Dichas estrategias, a su vez, permiten considerar el agua como un elemento visual-estético atractivo para alimentar otros programas en el parque. Entre los programas del parque de escala comunal, destaca el Parque de la Infancia, un espacio de juegos infantiles tipo nature’s play; el Parque Aventura, que aprovecha las pendientes para instalar resbalines de gran escala y un canopy junto a muros de escalada y puentes colgantes; y una serie de áreas de picnic y miradores. En la ladera norte, se liberó un área como Bike Park, considerando un uso que se encuentra vigente en la actualidad, permitiendo obtener un mayor control que prevenga la erosión en el resto del cerro y generar una mejor experiencia para los deportistas.

En las cumbres, y aprovechando la presencia de las lagunas, se proponen dos programas icónicos. En la cima más baja, se plantea una cafetería y taller de bicicletas, considerando el Bike Park ya mencionado, que funciona como punto de descanso al subir el cerro. Por otro lado, en la cumbre más alta, se propone una recolocación de las antenas de telecomunicaciones presentes en el cerro, creando un hito urbano visible desde varios puntos de Puente Alto, y generando, también, una explanada-mirador al lado de la laguna.